El vino californiano es un vino hecho en el estado estadounidense de California. Con una extensión que casi equivale a tres cuartas partes del tamaño de Francia, California representa casi el 90 por ciento de toda la producción de vino estadounidense. La producción en California por sí sola es un tercio mayor que la de Australia. Si California fuera un país independiente, sería el cuarto mayor productor de vino del mundo.
La vitícola del estado se remonta al siglo XIX cuando misioneros españoles plantaron los primeros viñedos para producir vino de misa.