La altitud de la región de Salta, en el norte de Argentina, es la zona perfecta para el cultivo del torrontés, una variedad de vino blanco afrutado cuyo éxito internacional se ha incrementado en los últimos años.